fbpx

NUNCA ANTES: UNA MUJER AL FRENTE DE LA ESCUELA DE CADETES DEL SERVICIO PENITENCIARIO BONAERENSE

 

María José Anaya se transformó en la primera dama que dirige la institución formadora de cadetes de la institución de seguridad de la provincia de Buenos Aires.

Casada, madre de tres hijos, vecina de Lisandro Olmos, prefecto del Escalafón General, juninense de nacimiento: esta es una breve descripción de quien tendrá a su cargo la Escuela de Cadetes del Servicio Penitenciario Bonaerense, donde 1.733 alumnos (récord) se preparan para ser oficiales.

Se trata de María José Anaya, de 40 años, y para esta asunción contó con el aval del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires.

Los padres de Anaya son oficiales retirados de este servicio (su mamá, Liliana Uhalt, formó parte de la primera promoción de oficiales femeninas del SPB), y las dos hermanas también pertenecen a la fuerza, mientras que su esposo es oficial penitenciario y cumple funciones en la Unidad 26. Podríamos afirmar que la profesión viene de familia y se sustenta en ella.

La flamante directora ingresó como estudiante a la Escuela de Cadetes en 2003 y en 2005 obtuvo la tecnicatura superior en Seguridad y Tratamiento Penitenciario. Fue la primera mujer en obtener el mayor orden de mérito.

Anaya contó: “En los últimos once años cumplí funciones en la Escuela de Cadetes y he pasado por casi todos los roles: instructora, jefa de la compañía femenina, jefa de sumario, secretaria docente, regente de formación y subdirectora de formación”.

Siempre le gustó la formación y confía en que el organismo cumple una función social muy importante. “Cuando me hicieron el desafío pensé en mi primer día en la Escuela de Cadetes, de lo lejano que veía tener un cargo de responsabilidad”, confió, emocionada.

ÚLTIMAS NOTICIAS